3 de septiembre de 2010

Perdona si te llamo amor (L)

Un libro debe hurgar en las heridas, provocarlas, incluso. Un libro debe ser un peligro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada